3 feb. 2013

Negra y Vítrea Obsidiana

Surjo tras la cristalización de mis sentimientos, de mi dolor y mis inquietudes. De ahí el apelativo Obsidiana, una de mis piedras favoritas. Por mucho que quiera expresarme de modo distinto a como lo hacía antes, es imposible, ya que gracias a la magnitud tiempo, cesamos de ser lo que fuimos cada segundo para convertirnos en lo que seremos en el segundo siguiente. Tal y como dije en mi última entrada hace ya 2 años,  el cambio es la base de este mundo. Continúo con el mismo pensamiento, mas con ligeras diferencias, como mi elección definitiva por el ateísmo. El resto de mi teoría permanece intacta y válida, ya que no se ha podido refutar aún con éxito. Hasta ese momento seguiré tomándola como mía.
Las religiones, invenciones humanas, no consiguieron convencerme. Todo eso parte de la concepción antropocéntrica inherente al ser humano. Nos consideramos tan importantes que nuestra existencia no puede haber sido producto de una mera casualidad cósmica.